Anuncios

1. El 27 de febrero de 1997, tocaban los míticos Deep Purple en el estadio Santa Laura. El recinto estaba repleto y, desde temprano, la policía se veía sobrepasada por la gente. Comenzando el show, la torre de sonido se fue al suelo debido a la sobrecarga de espectadores que se habían subido en ella para ver el espectáculo. Hubo un caos de heridos y fierros retorcidos. Durante una hora aproximadamente, el público que permaneció ahí comenzó a exigir saltando y gritando el recital que esperaban, y los organizadores se vieron obligados a continuar.

DeepPurple con blackmore


2. Durante el gobierno de la UP, en el año 1971 o 72, en el estadio municipal, un espectáculo de danza, poesía y música, se contaba de una matanza en la escuela Santa María de Iquique.

esc-santa-maria-de-iquique


3. En el año 1981, los Jaivas vienen a Chile luego de una larga estadía en Argentina y Francia. Antes lo habían hecho de forma silenciosa, pero esta vez sus representaciones eran masivas y cargadas de mundos simbólicos que creaban una complicidad entre público y la banda. Hubo un gesto, una cámara de televisión tratando de enfocar el rostro de Eduardo Parra (el tecladista) este rehuye la filmación, se tapa la cara. El medio oficial representado por la cámara era profundamente odiado y el público grita enfervorizado. Instantes después, alguien salta al escenario, toma el bongo y se pone a tocar hasta que es sacado a la fuerza.

ACFCCF


El lazo de la historia invisible que une estos tres momentos es su sentido perecedero y el hecho de que, por un instante, el público parece ser protagonista real. En el caso de Deep Purple, la masa no se conforma ante lo trágico y pide lo suyo; el espectáculo preparado rompe por un segundo su lógica y los Deep Purple parecen ser los de los primeros años. En el caso de la Cantata, un segmento social eternamente postergado podía redefinir su destino. La ovación final a ese imposible histórico era la expresión de un sueño de la imaginación. En el caso de los Jaivas, el público sintió que ese encuentro con los músicos era suyo y decidió excluir y reprobar la cámara en contraposición al tipo de los bongoes que fue celebrado.

Un cuarto hecho: El Punk ya no era el Punk de los deformes, de los feos, de los marginales, de los vagos, de los cesantes que sorprendieron a Inglaterra entre 1976-77. Era más bien el punk de una cierta vanguardia universitaria; era el tiempo en que Jorge González decía cosas de las que se apropió la gente para darle su propio significado rebelde. Luego apareció Greil Marcus y su historia secreta del siglo 20, ligando al Dada, el Cabaret Voltaire, los letristas, Isou, los Situacionistas con el punk y revelando el puente secreto entre la corriente de Debord y Mac Laren, manager de los Sex Pistols. En mi versión, el Punk o el Rock deben romper las arquitecturas interiores y sociales, propiciar el movimiento de trincheras dentro de los propios mundos expresivos. Es por eso que cuando el Rock aparece burlesco y destemplado, se siente otra vez fresco en relación a lo complaciente. Hip-Hop, Dark, Reggae, Metal, no garantizan rebeldías en la forma pero sí son verdad social en la acción, que rompen la trágica monotonía de un aparato de creencias.

Siendo un blog de actualidad, no puedo dejar pasar el logro que cometimos ayer como país, logro que a muchos nos llenó de alegría y de esperanza.

Ayer este grupo de verdaderos guerreros emocionaron a más de 15 millones de personas. Un grupo liderado por un maestro de la estrategia, planificación y de la motivación, levanto capas caídas para llegar a lo más alto del fútbol mundial. Es la historia de un puñado de jugadores que dejó la vida en la cancha anteponiéndose a todas las situaciones adversas. Cuenta la historia que Chile, después de 12 años, vuelve a jugar un Mundial de Fútbol.

Pitazo final y una ronda de jugadores celebra en la mitad de la cancha el objetivo de un largo proceso lleno de dificultades. Clasificar a un Mundial en Sudamérica es difícil, quizás más que en cualquier otro continente y Chile lo logró a una fecha del final. Lograr resultados de visita es una misión con alto grado de dificultad y Chile se paró en canchas siempre adversas para las visitas y logró empates o victorías históricas.

Chile clasificó al Mundial, Chile tiene un cupo en la máxima cita del futbol del mundo. Chile es Mundial y nuevamente estamos entre los mejores.

Chile está en Sudáfrica 2010 y este grupo de jugadores y cuerpo técnico, que se para de igual forma en todas las canchas del mundo, no va ir a participar al mundial, sino que va a ir a ganarlo. Puede no lograrlo, pero la mentalidad está puesta sólo en lograr la victoria. Este grupo de guerreros no se achica en ningún campo de batalla y salir campeones del mundo es la meta que ellos mismos se imponen.

Celebremos muchachos qué ya podemos decir C L A S I F I C A D O S.

¡Gracias jugadores! ¡Gracias DON MARCELO y gracias a todo su cuerpo técnico!

Fuente y referencias.

“Gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo” – Abraham Lincoln

Máximo derecho de una nación.

Máximo derecho de una nación.

Según la RAE, el sufragio o voto es el derecho político y constitucional a votar a los cargos públicos.

Históricamente, numerosos colectivos han sido excluidos del derecho a votar por razones muy variadas: unas veces porque sus miembros eran “súbditos” de reyes feudales y no se les consideraba hombres “libres”; otras veces porque la exclusión de la votación dependía de una política explícita claramente establecida en las leyes electorales. En unas ocasiones el derecho a votar excluía a grupos que no cumplían ciertas condiciones (exclusión de analfabetos, impuestos de capitación, etc.); en otras ocasiones, a un grupo se le ha permitido votar pero el sistema electoral o las instituciones del gobierno fueron diseñadas a propósito para darles menos influencia que otros grupos más favorecidos.

Actualmente se ha echo llamativa una campaña titulada “Yo tengo poder, yo voto” con la cual estoy bastante deacuerdo. Mi aprovación tiene que ver con mi disconformidad no solo con el gobierno, si no también con la misma juventud. Soy fiel creyente en la democracia y en la libertad, y más aún en poder cambiar el país, además de que tenemos como país que aprender a ver no todo como una obligación, si no más bien como un derecho. Es bien sabido que muchos de nosotros también queremos cambiar el país en mayor o menor medida, para ello en mi opinión, no hay mejor elección que el sufragio. No estamos aquí para servirle al gobierno, todo lo contrario; es nuestro gobierno el que debe servirnos a nosotros y somos nosotros los ciudadanos quienes decidimos quién nos representará y cómo queremos ser representados. Significa que tenemos uno de los mayores derechos que cualquier pueblo independiente puede tener: El derecho a votar.

Aunque su voto sea nulo o blanco, derecha o izquierda, háganse notar e inscribanse en los registros electorales. Casi no tenemos derecho a voz, pero si tenemos derecho a voto.

*Es un tema abierto a debatir, como siempre digo es solo mi opinión*

Fuente: Wikipedia.